Monthly Archives: noviembre 2016

  • 0

Materiales que refrescan

Category : Blog

Para refrescar el ambiente también se puede aprovechar el fenómeno de la conductividad térmica, es decir, la capacidad de conducción de calor y la temperatura superficial que tiene un material. Cuanto mayor sea esta conductividad, más fresco nos parecerá al tocarlo; El metal es el campeón de la conductividad, pero su alta sensibilidad a la contaminación eléctrica y los puentes térmicos lo desaconsejan como revestimiento.

Piedra Natural

Dentro de este grupo, los granitos son los más frescos, seguidos de los mármoles –que además son muy adecuados para zonas húmedas, ya que su baja porosidad no permite la proliferación de hongos ni bacterias–, las areniscas, las pizarras y las piedras volcánicas, aunque estas últimas, por su color oscuro, absorben más calor que las piedras de color claro.

Casa en Menorca, de Fernando Pons

Cerámica

Son de un 25 a un 50% menos conductores que las piedras y su habitual estructura delgada hace que su temperatura superficial varíe con rapidez.

Casa en Marbella, de Iddomus

Cal, Yeso y Arcilla

Son fríos al tacto y con propiedades higroscópicas, es decir, absorben agua o la liberan al ambiente en función de la humedad relativa (HR), lo que es de gran ayuda para lograr un ambiente interior con una HR correcta y reducir la sensación de humedad.

Casa en Portugal, de Pedro Domingos

Hormigón y Cemento

Son materiales térmicamente comparables al gres, pero con una mayor inercia térmica. Los muros de hormigón suelen tener un elevado espesor, lo que favorece su inercia térmica y por extensión su capacidad para refrescar el ambiente.

Casa en Portugal, de Bruno Erpicum

FUENTE: arquitecturaydiseno.es

  • 0

Plan de trabajo en una construcción arquitectónica

Category : Eventos

Para realizar un proyecto arquitectónico hasta el producto final, es necesario poseer de toda la información requerida por contratistas, ingenieros, arquitectos y clientes para la realización del mismo.

A modo general se puede dividir en 5 etapas:

Fase esquemática: Esta fase se caracteriza por brindar la propuesta de diseño de manera general. Dibujos, croquis, planos arquitectónicas, renders que servirán para mostrar características formales, funcionales y estéticas del proyecto.

Fase de desarrollo: Una vez que se tiene una imagen concreta del edificio, es cuando se empiezan a desarrollar las características especiales del proyecto; materiales, estructura, sistemas de acondicionamiento, etc. Esta fase es muy importante ya que de aquí se derivan condiciones y estudios que harán al proyecto ejecutivo algo realizable. Memorias descriptivas, memorias de cálculo, estudios ambientales, mecánicas de suelos, etcétera, se hacen presentes en ésta etapa.

Fase de documentación: Aquí todos los detalles se hacen presentes. Hay que detallar cada especificación de obra, desde cómo irán empotradas las ventanas en el muro, hasta qué tipo de junta se usará para el piso. Ésta fase es la más laboriosa de todas, hay que considerar que entre más información proporcionemos menos errores habrá en la obra, y se podrán reducir costos; es más fácil corregir en papel a volverlo a hacer en obra una y otra vez.

Fase de construcción: Una vez que se posee toda la información, ingenieros o contratistas se asegurarán de que la información y el proyecto cumpla con las especificaciones requeridas tanto arquitectónicas como reglamentariamente. La normatividad es parte fundamental. Se deberán de haber pagado ya los permisos de obra necesarios para dar pie a la obra. También aquí se define el coste y tiempo real de la misma.

Fase de administración: En ésta fase la construcción ya está  en marcha, el arquitecto debe asegurarse que los planos se estén llevando en forma, administrando los flujos de entrada y salida de la obra, y verificando que cada etapa se esté dando en tiempo y forma.

 

 

FUENTE: enlacearquitectura.com

  • 0

¿Muros de papel?

Category : Noticias

Construir un cuarto de 4mX4m con este material costaria cerca de 2,110 pesos, un suma menor a la que representan los insumos tradicionales. El proyecto tiene un prototipo bajo monitoreo.

Se tratan de muros de papel que soportan la compresión, la flexión, la humedad y resisten hasta 230 grados Celsius antes de quemarse o fracturarse. ¿Quién los diseñó? Erick Atempa Hernández y Mario Ávila Cázares, un par de alumnos del Instituto Tecnológico Superior de la Sierra Norte de Puebla.

muros de papel

El proceso de fabricación consiste en hidratar el papel triturado, posteriormente se añade cemento y se hace una mezcla homogénea, la cual se vierte en moldes adecuados al tamaño especificado y para agregar firmeza se emplea un refuerzo de malla que también funciona como soporte.

En los resultados de la prueba de compresión, el material alcanzó un total de 132.84 kilogramos-fuerza (kgf). La resistencia a la flexión se calculó en 45.50 kgf; Los estudiantes también realizaron estudios de capilaridad y las piezas creadas absorben 43% de humedad.

Como prueba piloto, Erick Atempa Hernández y Mario Ávila Cázares edificaron una casa-almacén hace tres años, la cual monitorean de manera continua y estiman que el tiempo de vida será de cinco a 10 años, aunque el prototipo aún está bajo pruebas.

En cuanto al costo de construcción con este material, y tomando como ejemplo un cuarto de cuatro por cuatro metros, asciende a cerca de 2,110 pesos. En comparación al costo con madera, block de concreto o tabla roca de incluso hasta 8,000 pesos, asegura Ávila Cázares creador del proyecto.

FUENTE:obrasweb.mx